Llegan al mercado español las cámaras de temperatura corporal utilizadas en Wuhan.

Acabamos de presentar al mercado español la nueva generación de cámaras térmicas con capacidad de medición de temperatura y detección de largo alcance.

La tecnología infrarroja es usada para detectar el calor e identificar diferencias en la temperatura corporal de las personas y así identificar posibles riesgos de contagio y propagación del coronavirus.

Apenas se decretó la alerta en China, el 24 de enero, se envió su primer lote de cámaras térmicas al área más afectada de Wuhan. Actualmente están instaladas en el metro de Hangzhou, en la estación de ferrocarril de Shanghai y en los lugares más transitados del país, logrando detectar casos de portadores o posibles portadores de coronavirus, con alta eficacia.

Estas cámaras térmicas reducen la infección cruzada a través de la medición sin contacto y aumenta significativamente la precisión y también la velocidad. Las cifras son realmente sorprendentes: la medición de temperatura con termómetro en la frente (a poca distancia) tarda 3 segundos por persona (con su exposición, debido a que debe realizarse muy cerca), mientras que la cámara térmica mide 3 personas por segundo, con una alta precisión de ± 0.3 ℃.

Se trata de una nueva herramienta preventiva que permite una medición precisa y asertiva de la temperatura corporal anormal.

Una vez que se detecta una persona con temperatura anormal de más de 37,3°C, el sistema activa automáticamente la alerta temprana, iniciando de inmediato un programa de revisión, lo que permite activar los protocolos para detectar, aislar y dar tratamiento temprano al posible portador del virus, controlando así la fuente de infección y, por ende, de propagación.

La solución ofrece cámaras térmicas híbridas: cuentan con un lente óptico, para identificar que se está frente a figuras humanas, y uno térmico, que detecta la temperatura. Otra ventaja de las cámaras híbridas es que tienen la capacidad de fusionar ambas imágenes, obteniendo mejores resultados de visualización.

Estas cámaras térmicas, además, no requieren una fuente de luz y proporcionan cobertura en diversos entornos, como en condiciones ambientales difíciles y de oscuridad externa, aumentando las posibilidades de detectar posibles portadores del virus.

Aplicaciones de las cámaras térmicas

Deja un comentario