¿Termómetros o cámaras térmicas? ¿Cuál es la mejor opción?

El uso de termómetros para prevenir el ingreso de personas con posibles síntomas de COVID-19 a las instalaciones comienza a ponerse en duda por cuestiones de seguridad y de privacidad. Lo cierto es que existen otras tecnologías que mejoran el control de acceso y previenen contagios.

Cámaras termográficas / térmicas

Uno de los últimos titulares que han cerrado las noticias del mes de junio indica que mediante el empleo de cámaras de videovigilancia térmicas, el Sistema de Transporte Colectivo (Metro) de la Ciudad de México ha logrado identificar al menos tres decenas de casos de personas con síntomas de COVID-19 y evitado que continuaran su trayecto en el medio de transporte, con el riesgo de infectar a cientos de pasajeros.

La tecnología permite revisar el estado de temperatura de los pasajeros, mientras transitan a lo largo de un pasillo, alertando a las personas a cargo de la vigilancia y permitiéndoles aplicar los protocolos correspondientes, sin riesgo de contagiar o ser contagiado.

Dependiendo del fabricante, las cámaras y soluciones de identificación pueden tener márgenes de error de 0,1°C o de entre los 0,3°C y 0,5°C. Su tecnología se basa en el reconocimiento facial e inteligencia artificial. Las cifras son realmente sorprendentes: En tan solo 2 segundos, las cámaras detectan la temperatura corporal de 15 a 30 personas simultáneamente.

Seguridad… y también imagen

Para ayudar a tus clientes a reactivar su actividad productiva reduciendo riesgos de contagio por COVID-19, y permitiéndoles cumplir con los requerimientos de mantener una sana distancia y tener un retorno seguro al trabajo, recomendamos el uso de Inteligencia Artificial (AI) y detección térmica.

Algunas de las soluciones disponibles en el mercado detectan y distinguen el cuerpo humano frente a otros cuerpos que emiten calor, como por ejemplo bebidas calientes, detectando y enfocándose en particular en el rostro humano para una mayor precisión.

Las cámaras termográficas de detección de temperatura corporal sin contacto permiten a las empresas implementar una medida para evitar el riesgo de contagio al detectar precisa y rápidamente si las personas que entran a un espacio físico determinado tienen o no fiebre, siendo esta la primera instancia para alcanzar aún más seguridad y protección de quien ingrese a la oficina o espacio.

La flexibilidad de la solución permite ser implementada en múltiples escenarios. Las cámaras de detección térmica sin contacto tienen un alcance desde 2 a 9 metros, y pueden capturar desde 5 a 30 personas a la vez, dependiendo de las necesidades de la empresa, lo que resulta ideal para edificios comerciales, hospitales, escuelas, universidades, tiendas, almacenes, fábricas, e incluso espacios de amplio flujo de personas como aeropuertos y estaciones de metro.

Una solución tecnológica 100%

Siendo una solución escalable, la detección de temperatura puede ser el primer paso de un proceso incluso más complejo, ya que las cámaras térmicas pueden conectarse a un software biométrico que utiliza el reconocimiento facial para identificar y autenticar la entrada de una persona a una oficina, universidad, hospital u otro ambiente que requiera un control de entrada y el mantenimiento del histórico para aumentar la seguridad y reducir el riesgo de fraude.

Además, esta tecnología es configurada de acuerdo con la necesidad de cada organización, partiendo desde una solución económica compuesta por una camera térmica y una computadora, hasta la posibilidad de conectarse con cámaras de seguridad ya existentes a través de un switch PoE (Power over Ethernet) o la capacidad de grabar videos digitales a través de un NVR (Network Video Recorder). También es posible incorporar una pantalla para proyectar la misma informaciónal público.

Deja un comentario